Pour Isidro

lundi 10 octobre 2011
popularité : 13%

« Isidro dans la sierra de Alcubierre »

Nous avons eu la chance de connaître, deux ans durant, Isidro Benet et de caracoler avec lui dans la sierra de Alcubierre en mai 2010 à la recherche des sentiers aragonais qu’il avait foulés avec ses compañeros du groupe international de la colonne Durruti, notamment au moment de la bataille de Perdiguera.
Nous pensons à lui et nous pensons à eux tous.

Son fils César nous avait contactés le 21 octobre 2009 :

Buenos días,
Quería comentar que mi padre, de 93 años luchó en el frente de Aragón en 1936 integrado en el grupo internacional de la columna Durruti. Fue de los primeros en entrar en Siétamo y luchó en Perdiguera, Farlete, Pina etc. Ha leído el libro de Antoine Giménez y aunque globalmente está de acuerdo, difiere en algunos casos concretos de batallas. Su imagen aparece en una película durante algunos segundos piando una pared para entrar casa por casa en siétamo. Si teneis interes en contactar con él, estamos en Valencia. Un saludo. César Benet.


« Isidro à Siétamo »

César nous a envoyé ce courrier le 30 septembre 2011 au soir :

Mi padre, mi amigo, mi compañero, mi camarada, ha fallecido esta noche. se ha ido en silencio, tranquilo cogido a mi mano y a la de mi hermano. pocas personas hay tan buenas como él.
la pena más grande me atraviesa esta mañana mis amigas han comprado tela roja y negra y están haciendo una bandera anarquista para cubrirle.

Et celui-ci aujourd’hui :

Cubierto con nuestra bandera roja y negra, mi compañera leyó el poema "Viaje a Itaca" de Konstantínos Kaváfis, que tan bien representa su idea de la vida. Después sonó por dos veces su más querida canción anarquista. Siempre me dijo que escuchar esta canción le emocionaba mucho. Hijo del pueblo.
Salud
César

Itaca, de Konstantínos Kaváfis

ÍTACA

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano ;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías :
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca :
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino ;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca :
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido ;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

« Isidro en 1936 »

Nous adressons nos plus affectueuses pensées à Carmen, la compagne d’Isidro, à César et à toute la famille Benet.

Les Giménologues, le 7 octobre 2011

Les amateurs pourront retrouver las andanzas d’Isidro sur notre site en consultant les articles suivants : 430, 437, 438, 448.