Mort de Valero Chiné Bagué.

lundi 10 mars 2008
popularité : 16%

Un article en catalan et un extrait de ses mémoires en castillan.

Extrait des mémoires de Valero Chiné Bagué
 
Nous avons trouvé ce document mis à disposition sur internet après la mort de l’anarchiste Valero Chiné Bagué, natif de Fraga (Aragon).
Jeune homme il rejoint en juillet 36 la colonne Durruti devant Zaragosse et la suivra à Madrid. Il raconte comment à Fraga les communistes tentèrent de neutraliser la collectivisation dès le printemps 1937.
Valero a connu les camps de concentration et la lutte clandestine en Espagne avec la CNT. Il survit à son arrestation en 1946 et aux tortures qu’on lui infligea, 28 jours durant. Il continuera à vivre et travailler à Fraga. Il écrit ses mémoires (en espagnol) que son ami Humbert Roma présente et met en ligne.
Valero meurt à 89 ans, le 14 juillet 2007.
 

 
En la muerte del anarquista fragatino Valero Chiné Bagué
Humbert Roma
 
 
Dissabte passat, 14 de juliol [2007], vam enterrar a Fraga (Baix Cinca) el cadàver de Valero Chiné Bagué, anarquista exemplar. No crec que el fet de ser el meu sogre m’influeixi a l’hora de dedicar-li unes ratlles de record en aquesta ocasió trista per la família, el companys i la gent que el va tractar i que només tenia elogis per ell. La rosa que va deixar sobre el seu taüt qui va ser el primer alcalde de Fraga en el postfranquisme, Paco Beltran, n’és el millor testimoni
Valero Chiné va ser un d’aquells joves -gairebé adolescent- que van anar a defensar la llibertat i la revolució social contra els militarots feixistes revoltats el juliol del 36. Enrolat a la columna Durruti, sempre va tenir un record fidel pel líder anarquista mort al front de Madrid, on ell mateix l’havia seguit.
 
El seu testimoni d’aquells temps, i dels de després -camps de concentració i de treball, presó...-, el va recollir en unes memòries. Les va escriure en espanyol, una llengua que no era la seva però que era l’única que havia pogut aprendre en un esforç personal extraordinari per a un noi que primer -quan de fet només era un nen- havia treballat al camp per portar un jornal a casa i, després -fins als anys seixanta del segle passat-, havia fet de miner a les mines de la Granja d’Escarp, Torrent i Mequinença. El seu desig d’aprendre de lletra va ser, precisament, allò que el va portar a l’anarquisme, de la mà del mestre llibertari José Alberola.
 
Després de la guerra i de passar per camps de concentració i de treball, no va deixar la seva militància anarquista i va partitipar en la reorganització de la CNT en la clandestinitat. El 3 de maig del 1946 va ser detingut per la guàrdia civil, juntament amb d’altres companys, en una de les redades més importants fetes a la zona (250 detinguts, tots ells de la CNT, de la conca minera i de les comarques de Lleida, segons explica ell mateix a les seves memòries). Torturat durant vuit dies i sotmès a consell de guerra, acusat de ser membre de la CNT i de tenir un vell fusell rovellat -de quan la guerra- amagat sota una teulada, va passar nou mesos a la presó de Lleida.
 
Després, en la llarguíssima transició que encara dura, no va tenir dret ni a un euro d’indemnització perquè el temps passat als camps de concentració i treball no li comptava ja que, com molts, no en tenia constància escrita i -segons la normativa vigent a l’Aragó- nou mesos de presó eren insuficients per rebre la miserable quantitat amb què aquesta pseudodemocràcia ha pretès rescabalar els danys soferts pels qui van patir repressió en la lluita per les llibertats.
 
Del seu tarannà, fidel als ideals i alhora respectuós amb els altres, en deixaven constància aquests dies els seus companys joves de la CNT fragatina. “Mai no ens va convidar a entrar a la CNT -deia un d’ells-. Som del sindicat perquè ell ens en va donar exemple”. Durant el franquisme, el seu objectiu -un cop sortit de la presó- va ser aconseguir millores en les condicions de vida i treball dels seus companys de la mina i, quan amenaçaven els tancaments als anys seixanta, autogestinar-la fins que el context econòmic ho va fer inviable. Després va venir la feina per engegar una cooperativa fruitera que, dissortadament, també va haver de tancar en uns moments en què el cooperativisme agrari havia d’enfrontar-se al control paternalista i la ineficàcia del franquisme i, també, a l’individualisme dels pagesos enriquits de cop i volta pel boom fruiter dels anys seixanta.
 
I no li van caure els anells per integrar-se en una comissió que va anar a veure al ministre dels sindicats feixistes i el Movimiento, José Solís Ruiz, per aconseguir l’objectiu que s’havien proposat des de feia molt temps : que Fraga tingués una llar de jubilats (l’hogar, que en diuen els fragatins). Després, quan ja va ser una realitat i ell va arribar a la jubilació, hi va dedicar tots els seus esforços, sempre disposat a donar una mà a qui ho necessités. Al butlletí de l’hogar hi ha publicades moltes col·laboracions seves on, amb un intuïtiu estil pedagògic que molts especialistes voldrien per ells, explicava als seus companys i companyes temes normatius i de gestió de les pensions que els podien interessar.
 
Molta gent pot donar testimoni de com, gràcies a un consell seu, van aconseguir pensions més dignes del que podien esperar, i fins i tot, per la seva gestió, companys i companyes exiliats van arribar a cobrar unes indemnitzacions que ell li van ser negades.
 
En tota aquesta llarga trajectòria -va morir als 89 anys- li va fer costat la seva dona, Conchita Martínez Mora. No compartia la seva militància anarquista però sí l’estimació constant -que ha durat fins al dia de la seva mort- i un comú desig de llibertat i de justícia, que havia anat fent seu des que va haver d’anar a servir, essent una adolescent, a una casa de Lleida, i a treballar encaixonant figues -feina pròpia de dones en aquells temps a Fraga- i a una teuleria. Ara, en la seva soledat de viuda, li queda, de ben segur, el record d’aquell home bo que va ser el seu marit.
 
Humbert Roma, periodista
 
 

 
Extrait des mémoires de Valero Chiné Bagué
(Editées en décembre 1997)
 
 

UN POCO DE HISTORIA

 
Mucho se ha escrito de los Campos de Concentración nazis, libros dignos de leer por su contenido histórico : pongo por ejemplo Exiliados en el Campo Mathausen, en el cual se cita la muerte de tres ciudadanos de Fraga ; otro puede ser Deportación, el cual hace referencia de veintiséis campos alemanes.
En cambio, se ha escrito muy poco de los campos de concentración que, como consecuencia de la Guerra Civil (1936-1939), se construyeron en España.
No lo escribo por odio, ni deseos de venganza, solamente porque las generaciones actuales y las venideras, sepan lo ocurrido. Ya que, el olvido del mal realizado no ha conseguido nunca hacer progresar el bien, ni tampoco nunca secar las fuentes de la violencia.
Hace más de cincuenta años, el día 27 de marzo de 1939, estando en Madrid incorporado en el ejercito de la República, las emisoras de radio lanzaban a los cuatro vientos que la guerra había terminado, que una comisión encabezada por Julián BESTEIRO, fueron a parlamentar con el Gobierno de Burgos y habían acordado y firmado una Paz Honrosa, en la que no hubiese ni vencidos ni vencedores, y el que no quisiera convivir con el nuevo Régimen, podría marcharse al extranjero sin ninguna dificultad. Para tal fin, los puertos de Valencia y Alicante se considerarían puertos francos, mientras hubiese una sola persona que quisiera exiliarse.
Yo, y muchos amigos de Fraga y otros pueblos de la provincia de Huesca, aquella misma tarde, cogimos un camión y nos desplazamos hasta Valencia, donde tuvimos la primera decepción, ya que el puerto había sido cerrado a la navegación, al parecer, para que no se infiltrará ningún emigrante. Como una riada humana, nos desplazamos hacia Alicante ; era enorme, pero se acrecentó mucho más al llegar a dicho puerto.
Los dos primeros días se pasaron con impaciencia, pero con la ilusión de poder ver realizado nuestro propósito. Cual no sería nuestra sorpresa, al tercer día, al ver que unos militares italianos, según ellos pertenecientes a la Divisió Litorio, emplazaron sendos cañones y armas automáticas cara a los ocupantes del puerto. Acto seguido, por mediación de unos altavoces, nos exigían desalojar el puerto, de lo contrario harían uso de las armas. La incertidumbre fue tan grande que algunos se quitaron la vida antes de sucumbir.
 
 

BIOGRAFÍA DE VALERO CHINÉ BAGUÉ

 
¿Quién es Valero Chiné ?
 
Un humilde jubilado, que después de pasar toda la Guerra Civil en el frente, de estar en campos de concentración, en batallones de trabajadores y prisión, estuvo trabajando veintiséis años y medio en el interior de una mina de carbón, para poder satisfacer sus necesidades económicas y las de su familia.
Al escribir estas memorias, sólo pretendo que mis sucesores, hijos, nietos y biznietos si los hubiera, sepan lo que fui durante mi larga y complicada vida, en particular en los difíciles años de 1936 hasta 1947.
Nací en Fraga, el día 1 de noviembre de 1918, en el seno de una familia muy pobre, dedicada a las labores del campo, tal como la mayoría de los ciudadanos de muchos pueblos de Aragón en aquella época, en la que no existía ninguna clase de industria, excepto en algunas capitales de provincia.
Mi infancia transcurrió sosegada y tranquila ; era el número seis de los hijos que mis padres habían traído al mundo, de los cuales, tres no llegué a conocer, porque fallecieron antes de mi nacimiento. De los otros dos, José y Baltasar, el mayor nació el año 1907 y Baltasar en 1910.
Mis padres, a pesar de ser analfabetos, porque nunca pudieron ir a la escuela, tenían interés en que yo aprendiese a leer y a escribir, aunque solo fuese para poder redactar una carta, así que, al cumplir los seis años, edad mínima exigida para ir a clase, me llevaron a una escuela pública, regentada por un maestro llamado “Don Felix”. No recuerdo sus apellidos, aunque sí recuerdo su forma de enseñar, ya que su lema era que “la letra con palo entra” ; no obstante, he pensado mucho en él y he lamentado muchas veces el no haber podido ir más tiempo a sus clases, posiblemente, de este modo, en este escrito no habría tantas faltas de ortografía.
Mis padres trabajaban una finca, en arrendamiento, ubicada en la partida de Cantallops, a seis kilómetros de nuestra casa ; nuestro medio de transporte era un burro, por lo cual en la época de la recolección, para no perder tiempo en el camino, nos quedábamos en el campo, por lo cual no podía ir a la escuela.
La recolección del cereal empezaba a primeros de junio, con la siega de la mies, luego venia la trilla, que se efectuaba en el mes de julio, a mediados de agosto empezábamos la recolección de los famosos higos de Fraga, conocidos en toda Europa por su exquisito sabor y calidad. De ellos hablaré más adelante.
Con esta tarea, pasábamos hasta mediados de octubre, y después de la fiestas del Pilar, ingresaba de nuevo en el colegio, hasta últimos de noviembre, ya que en el mes de diciembre, marchábamos dos o tres meses a Les Garrigues, a coger aceitunas en algunos pueblos como La Granadella, Llardecans o Almatret, de la provincia de Lleida.
En el mes de marzo empezaba de nuevo en la escuela, y digo de nuevo, porque tan apenas recordaba nada de lo que había aprendido el año anterior. Es decir que frecuentaba la escuela cuatro o cinco meses al año. En estas condiciones escolares llegué a mediados del año 1930, cuando justamente tenia cumplidos 11 años y siete meses, ingresé a trabajar a trabajar en casa del señor Ramón de Dios, una familia que tenia unas pequeñas fincas y una tienda en la calle Mayor, en la misma casa donde habitaban. El padre se cuidaba de la tienda y el hijo, recién llegado del servicio militar, se puso a trabajar las finca con mi ayuda y la de su hermana, en la época de más faena : recolección de cereal y de los higos...
El sueldo que ganaba era de treinta pesetas al mes, la comida i dormir en un pajar.
Cuando escribo estas líneas, tengo ocho nietos que oscilan entre los diecisiete y los tres años ; cuando estoy con los mayores, muchas veces pienso y me pregunto : ¿cómo el señor Ramón podía darme treinta pesetas al mes ?, ¿será posible que me las ganará ?.
A últimos del mes de octubre de 1932, cesé de trabajar para dicha familia, de la cual siempre me quedó un grato recuerdo por su amabilidad y buen trato que siempre demostraron conmigo, hasta el punto que terminada la Guerra Civil, en 1940, me firmaron unos avales para poder salir en libertad de un batallón de trabajadores.
 
En el mes de marzo de 1933, me contraté para trabajar para otra familia de Fraga. Aquel señor se dedicaba al cultivo de hortalizas y verduras, por lo cual todos los días a las seis de la mañana ya estaba descargando dicho producto en la Plaza de San Pedro, donde se hacia el mercado, y su madre vendía los productos, que con nuestro sacrificio la tierra producía.
El sueldo que me daban era de noventa pesetas al mes, más la comida, que no varió ni un solo día ; se componía de una sardina con pab para desayunar, un plato de judías secas con un poco de tocino al mediodía y un poco de longaniza o bacalao frito para cenar. No lo escribo en plan de crítica, pues era una excelente comida, un lujo, que en aquellos tiempos, muchas familias no podían permitirse.
La encargada de las ventas en el mercado, una mujer viuda con más de cincuenta años de edad me acogió con tanto cariño como si hubiese sido su propio hijo, hasta el punto que todos los domingos me daba una peseta de propina, si que nunca faltó la advertencia de que no lo dijera a los jóvenes porque la carrañarían.
Esta peseta, sumada a la paga que me daba mi madre alcanzaba a las dos pesetas con cincuenta céntimos, con lo cual podía ir al cine, comprarme alguna golosina y todavía me quedaba dinero para comprarme alguna que otra novela como La vuelta al mundo en ochenta días de Julio Verne o la novela Ideal. Sembrando flores escrita por Federico Urales, y otras muchas que podría enumerar. Así fui entusiasmándome un poco por la lectura, y es cuando empecé a darme cuenta de que yo tenía que ir a la escuela, ya que apenas comprendía lo que querían decir aquellas novelas, que ya de por si eran muy sencillas para que pudiesen entenderlas gentes sencillas y todos las quisieran leer.
Cuando se es joven, y se lleva metida en la cabeza una obsesión, es muy difícil apartar de la mente lo que en ella se lleva trazado, por muy adversas que se presenten las circunstancias.
Mi mente no paraba de pensar cómo me las arreglaría para poder ir a alguna escuela donde aprender a leer y a escribir más ; la cosa no era fácil, porque vivíamos en una torre en el campo, aunque muy cerca del pueblo, pero el trabajo era bastante duro, porque todos los días al amanecer ya estaba en el mercado y después a emprender la tarea con la azada hasta la puesta de sol, con un descanso de un par de horas al mediodía en que después de comer, aprovechaba para hacer un rato de siesta.
 
En aquellos tiempos existía en Fraga la Sociedad Cultural la Aurora, que era una filial del Sindicato de la C.N.T. (Confederación Nacional del Trabajo), en cuya entidad tenían un maestro llamado José Alberola, un Anarco-sindicalista, muy estimado por la clase humilde, despreciado por la patronal y la clase media. Yo tan apenas lo conocía, pero era el único maestro que daba clases a las horas que mejor le fueran al discípulo, así que me puse en contacto con él y nos pusimos de acuerdo para asistir a sus clases a las nueve de la noche.
Al día siguiente, mientras comíamos le dije al dueño que quería pedirle un favor ; él me contestó que hablara sin ningún reparo, que para todo lo que estuviese a su alcance podía contar con él ; le expliqué que quería ir a la escuela, que no le pedía que me redujera las horas de trabajo, únicamente que por las tardes al terminar del trabajo me diesen la cena enseguida porque quería ir a clase. El hombre, muy pacífico, me preguntó a que escuela quería ir, yo le dije que al único maestro que daba clases a esas horas, que era el maestro Alberola. Cual no sería mi decepción, al decirme él que si quería ir al maestro Alberola, ya podía buscarme otro trabajo, que cuando finalizara el mes quedaba despedido. Mi decisión fue rápida y tajante, le dije : ” a fin de mes no, págueme lo que me debe, me marcho ahora mismo” ; el hombre pidió excusas y dijo que no me lo tomase tan en serio, que la cosa no era para tanto... pero yo cogí mi ropa bajo el brazo y con un tono muy duro le repetí “págueme lo que me debe, me marcho ahora mismo”. Si la memoria no me falla, me dio dieciocho pesetas, que quiere decir que llevaba seis días trabajados de aquel mes.
 
Cuando les comuniqué a mis padres la forma en que se habían desarrollado los hechos, mis padres me lo reprocharon, en primer lugar porque yo no les había comunicado que quería ir a la escuela puesto que yo contaba con mis propios medios para pagarla, y en segundo lugar porque dijeron que fui demasiado duro, puesto que él ya pidió disculpas, y como no, el hecho de que estuviera ganando noventa pesetas al mes y la comida, aunque no fuese una gran solución si era una pequeña ayuda para una economía tan pobre como la de mi familia.
Como consecuencia de estos hechos, me fui acercando por el local de la Sociedad Cultural la Aurora, que ya disponía de una biblioteca con bastantes libros, la mayoría de ideas ácratas.
A principios del mes de junio, ya encontré trabajo en otra casa de agricultores, familia de clase media que durante el año todas sus labores las realizaban en plan familiar, y para el tiempo de la recolección, me contrataron para tres meses ; el sueldo era el mismo que el anterior, pero el trato era muy diferente, y las pruebas evidentes de ello es que al año siguiente fui de nuevo, el mismo periodo de tiempo que el anterior, y en el año 1940 también me firmaron los avales para salir del batallón de trabajadores.
A medida que transcurría el tiempo, me daba más cuenta de lo difícil que era para mi ir a la escuela si trabajaba por cuenta ajena, porque la mayor parte del tiempo habitaba en el campo, y el poco tiempo que estaba en casa no disponía de dinero para costearme las clases.
 
Así andaban las cosas en los difíciles años de mi juventud, del 1925 al 1936, no porque a Fraga le faltasen tierras para garantizar a sus vecinos una vida sin miserias, porque el termino disponía de 48.000 hectáreas cultivables, pero sus propietarios preferían dejarlas para la ganadería y la caza, antes que dejarlas trabajar, así su riqueza reinaba sobre la miseria de los demás. Así siempre tenían a su disposición, y al precio que les daba la gana, la mano de obra que les hacía falta.
Por tanto, no es de extrañar que en el año 1918, se fundara en Fraga el Sindicato de Oficios Varios, perteneciente a la C.N.T., desde el cual sus afiliados no paraban de intentar conseguir algunas reivindicaciones. En el año 1933 hubo una gran revuelta en toda la comarca del Bajo Cinca y de la Litera ; el pueblo que más destacó fue Albalate de Cinca, que según algunos críticos, querían implantar el Comunismo Libertario, pero la verdadera causa era otra, de la cual hablaremos más adelante ; como consecuencia de ello trajeron a Fraga treinta y nueve presos, que después de varios días fueron trasladados a Jaca y Barbastro. Los sindicalistas de Fraga no quisieron tomar parte en aquella revuelta, no obstante, fueron a dar con sus huesos en la cárcel siete afiliados a la C.N.T. de Fraga.
 
En el mes de noviembre de 1933 se desarrolló la primera huelga de mujeres de Fraga. En Fraga se cosechaban más de un millón de kilos de higos secos ; este fruto daba mucho trabajo para su recolección, porque los hombres tenían que cogerlo con largas y pesadas escaleras, pero el mayor trabajo lo efectuaban las mujeres, para ponerlos en cajones, que oscilaban entre diez y cinco kilos ; aquello era una obra de arte admirada en todos los países de Europa ; para ello estas mujeres primero tenían que especializarse, pues grandes almacenistas compraban el fruto seco y después contrataban a las mujeres para encajonarlos. Trabajaban diez horas por un jornal que oscilaba entre las cuatro y seis pesetas al día. En el mes de diciembre de 1933 se manifestaron el huelga en reivindicación de la jornada de ocho horas y un mayor sueldo. Dada la unidad que demostraron aquellas mujeres, la mayoría de ellas afiliadas a la C.N.T., no les fue difícil conseguir unas reivindicaciones tan justas y humanas.
 
A principios del año 1936 me propusieron ir a trabajar a Gimenells, que hoy en día es un pueblo, pero que en aquel entonces era solo una finca muy grande trabajada por varios colonos que pagaban una séptima parte de lo que cosechaban ; para el que yo trabajaba era uno de los que más tierra cultivaba (con decir que tenía seis pares de mulas para la labranza y seis obreros fijos todo el año y que en la época de la recolección tenía muchos más ya que entonces no había tractores y la labranza se realizaba con caballerías... creo que queda claro). Mi trabajo era cultivar el huerto, cuidar las hortalizas y verduras para el consumo de la casa, limpiar las cuadras y preparar la comida para las caballerías.
Allí si que no podías pensar en ir a la escuela, el pueblo más cercano, que era Almacelles, estaba a nueve kilómetros y ni siquiera los hijos de los colonos la frecuentaban.
De la etapa durante la cual estuve en Gimenells, quiero contar una anécdota que me ocurrió en casa del Pepón : Un buen día, había que llevar una carretada de trigo a Almacelles, y un gran trozo del camino estaba lleno de agua del riego. Para cruzar aquel trozo, de unos dos kilómetros, engancharon dos mulas más de las que tenían que llevar para el resto del camino ; a mi me hicieron ir con el carro hasta cruzar aquel aguacero y después volverme con las dos mulas a la cuadra ; al desengancharlas yo me monté en una de ellas ; aquella mula emprendió el trote de tal forma que parecía que se hubiese vuelto loca, yo bien cogido al collar y gritando intentaba hacerla parar ; la mula haciendo caso omiso a mis gritos se dirigió hacia la cuadra y a la dueña de la casa, lo primero que se le ocurrió fue cerrar la puerta antes de que llegásemos, ya que la mula casi tocaba arriba y penso que “allí lo matará” ; la mula, al ver la puerta cerrada se volvió i empezó de nuevo la corrida a través de aquellas grandes llanuras ; cuando llegó a agotarse se paró y se puso a comer en un campo de alfalfa, me apee y no podía tenerme en pie de tanto apretar las piernas sobre sus espaldas. En lo sucesivo, ya siempre se pudo montar a dicha mula, pues hasta entonces nadie lo había hecho, pero yo no lo sabía.
 
Trabajando en este desierto para mi y paraíso para los colonos, llegó el 18 de julio de 1936 ; justamente me faltaban tres meses y trece días para cumplir los dieciocho años cuando estalló la Guerra Civil Española .
Durante los últimos años había sentido inquietud y malestar por mi pobreza y por no haber podido ir a la escuela al menos para poder aprender a leer y a escribir correctamente, pero jamás sentí deseos de que estallara una guerra civil para poner fin a aquella situación, y prueba evidente de ello es el hecho que durante los primeros días no perdí ni una hora de trabajo, aunque si es cierto que después de cenar me iba hasta la cooperativa, sita a medio kilómetro de la finca, y allí escuchaba a través de la radio las noticias de los acontecimientos ocurridos en Barcelona y en otras capitales de España.
 
Allí todo transcurría con plena normalidad ; todo el mundo trabajaba como si nada hubiese ocurrido, pero un buen día, justamente el 19 de agosto, el señor Ramón, el colono para el que yo trabajaba, durante una comida soltó esta frase : “¡Si en lo sucesivo estas tierras quedan para nosotros y no tenemos que pagar nada, que nos importará pagaros cincuenta céntimos más a los obreros, ni que sea una peseta más cada día”. Todos los demás obreros eran mayores que yo, pero ninguno fue capaz de contestarle ; yo no me pude contener y le dije : “entonces, todos los que han perdido la vida en esta contienda, y los que se la están jugando en estos momentos, suponiendo que ganen la revuelta, todo lo que habrán conseguido será cambiar las caras de sus burgueses explotadores” y sin más preámbulos le dije “págueme lo que me debe que me marcho”, y aquella misma tarde ya me fui a mi casa. Al día siguiente me incorporé en la Columna DURRUTI, que hacía pocos días había pasado por Fraga hacia el frente de Aragón.
Quién había de pensar en aquellos momentos, el 20 de agosto de 1936, que no volvería a estar completamente libre hasta el año 1948 ; en este espacio de tiempo estuve muchos días en libertad provisional.
La guerra fue muy trágica para los que participamos directamente en ella, y hasta incluso para los que sin estar en el frente, tuvieron que soportar las restricciones que de por si llevan esas contiendas, pero para los vencidos fue mucho peor la posguerra, los campos de concentración, los batallones de trabajadores, cárceles, miseria y malos tratos de parte de los vencedores.
 
 
LA GUERRA CIVIL
 
Cuando llegué a mi casa, mis padres me explicaron un poco como se habían desarrollado los acontecimientos en Fraga durante los primeros días del levantamiento fascista, no con muchos detalles, pues mis padres jamás se habían metido en política y si fueron colectivista fue consecuencia del hecho de trabajar en una finca en arrendamiento y si no se hacían colectivistas tenían que dejarla a disposicióndel comité.
Aquella misma noche, me puse en contacto con algunos amigos y compañeros del Sindicato, y me explicaron con más detalle el rumbo del movimiento, del cual encontré bien muchas cosas, pero jamás me hubiese podido imaginar que se hiciesen tantos fusilamientos de personas de Fraga ; en primer lugar porque no se manifestaron los de derechas en favor del Alzamiento, y en segundo lugar porque conocía los sentimientos humanos de muchos de los que se pusieron al frente del movimiento durante los primeros días.
Al manifestar mi desacuerdo, me explicaron que habían cogido a los de derechas solo para evitar que se lanzaran a la calle, pero se presentaron en el pueblo unas fuerzas organizadas militarmente, exigiendo la muerte de los detenidos ya que estaban considerados como fascistas, las manifestaciones y protestas de parte de muchos del Comité, no fueron lo suficientemente fuertes para evitar la masacre.
 
Al día siguiente, día 20 de agosto de 1936, con un camión que transportaba víveres, me marché hacia Bujaraloz, donde me incorporé a la Columna de Durruti que, una vez dominada la sublevación fascista en Barcelona, se organizó voluntariamente y salió para el frente de Aragón con el propósito de liberar Zaragoza.
Los primeros días de estar en el frente fueron de continua actividad, logrando liberar Caspe, Gelsa, Farlete y otros muchos pueblos. Después el frente se fue estacionando, quedando reducido a simples escaramuzas.
 
El día 12 de octubre del mismo año nos trasladaron a cinco centurias al frente de Madrid por hallarse este en peligro debido a los intensos ataques del enemigo. Nos tuvieron unos días en Barcelona donde se incorporaron otros tantos voluntarios.
Como las armas las habíamos dejado en el frente de Aragón, nos dejaron unos días libres hasta que llegase el nuevo armamento que nos tenían que dar. Visto que no llegaba, nos trasladaron a Valencia donde nos entregaron los fusiles pero sin munición. Luego nos trasladaron con camiones y autocares hasta la capital de España.
Llegamos al amanecer y por todas partes sonaban disparos, los unos desde las trincheras del enemigo que ya estaba en las puertas de Madrid y otros de cualquier edificio procedentes de fascistas camuflados en la Quinta Columna desde los primeros días de estallar el Movimiento, que pensaban que les había llegado el momento de la venganza.
Aquella misma mañana ya tomamos posición en el frente, en la zona del Hospital Clínico, Zona Universitaria, desde donde, por cierto, se tuvo que retroceder puesto que la munición que nos dieron era de los fusiles españoles y no se adaptaba a los winchesters mejicanos que nos habían entregado en Valencia.
Fue un gran desastre, pues nos costó muchas bajas y gran difamación por parte del resto de las fuerzas, y en particular de las Brigadas Comunistas que, quien sabe si no eran responsables de aquella mala jugada ya que la presencia de la Columna de Durruti nunca fue bien acogida por su parte en el frente de Madrid.
Subsanado aquel desastre, todo se fue normalizando ; los ataques enemigos eran muy duros, pero la resistencia de los soldados y milicianos de la República lo fueron mucho más, prueba de ello fue que tuvieron que abandonar el propósito de tomar Madrid hasta que finalizó la guerra.
 
El día 20 de noviembre, en plena batalla frente al Hospital Clínico, nos trajeron la noticia de que Durruti había muerto. Aquello fue un duro golpe para la mayoría de los que estábamos en dicha columna ; habíamos puesto gran confianza en su persona ya que era un conocido revolucionario y estábamos convencidos de que jamas nos habría traicionado.
Muchas han sido las versiones que se dieron acerca de su muerte, pero aún ahora se ignora cual es la verdadera.
A partir de la muerte de Durruti tomó el mando de la Columna el sargento Massana, que ya iba siempre a su lado como asesor militar y que también fue acusado de su muerte por alguno de sus seguidores.
 
A partir de su muerte, las cosas en el seno de la columna tomaron otro rumbo ; ya pronto se habló de la militarización de la misma, la cual fue acogida con desprecio, críticas y disconformidad por la mayoría de milicianos que componíamos la Columna. En vista que el malestar iba en aumento, propusieron que los que no estuviesen incluidos en las quintas que prestaban el servicio militar y no estuviesen de acuerdo con la militarización podían marcharse a su casa hasta el día que los movilizaran.
Fuimos muchos los que nos retiramos del frente acogiéndonos a dicho decreto ; cuando nos volvieron a llamar tuvimos que aceptar las ordenanzas militares de cual hablaremos más adelante y con más detalle.
 
 
LA GUERRA EN FRAGA
 
Al llegar al pueblo me incorporé a mi trabajo habitual, que como he dicho antes era el campo, pero a los pocos días uno de los componentes del Comité me dijo que yo tenía que hacerme cargo del registro de las libretas de racionamiento de la Cooperativa de Consumo. En un primer momento no me sentó muy bien la proposición porque pensé que tendría problemas con los consumidores ; afortunadamente no fue así, aunque es cierto que más de uno intento llevarse dos veces la ración que tenía asignada borrando de su libreta la señal de que la había retirado, pero yo sin grandes reproches les hacía comprender que con esa actitud perjudicaban a otras personas y que estas podían ser sus familiares más allegados, puesto que cuando un producto se racionaba era porque no se podía encontrar todo el que se necesitaba para abastecer a todos los ciudadanos.
Los primeros días del movimiento la C.N.T. se hizo cargo de todas las dependencias locales, tanto a nivel municipal como a nivel estatal. Entre esas se encontraban Teléfonos y Telégrafos ; se instaló una sección de Guardias de Asalto en Fraga. Las guardias se componían de un paisano y un guardia de asalto en cada departamento. Pero en el mes de marzo de 1937 parece que el Gobierno Central ya quiso hacerse cargo de todo lo que era del Estado, cosa que debería haber hecho los primeros días del Alzamiento en lugar de negar las armas al pueblo. Así hubieran podido evitar que los facciosos se adueñaran de Zaragoza y otras ciudades de España.
El día 20 de marzo los guardias de asalto que tenían el acuartelamiento en frente del puente viejo, a las nueve de la noche, al hacer el relevo de la guardia que estaba de servicio en Teléfonos y Telégrafos les dijeron a los de paisano que los llamaban en el Comité, y éstos confiados posiblemente por los juramentos que hacen los militares, no dudaron ni un momento y marcharon hasta la oficina del mismo donde les dijeron que de allí no los habían llamado ; entonces comprendieron que los habían engañado para hacerse cargo ellos solos de estas dos centrales y, efectivamente, cuando llegaron a la puerta ya no los dejaron entrar.
La Central de Teléfonos en aquel entonces estaba instalada en el Paseo Barrón haciendo esquina con la calle Obradores. En el mismo inmueble habitaba un compañero mío, que era panadero en la Columna Durruti y que vivía con su mujer y su hija, y al cual yo visitaba frecuentemente por la amistad que nos unía.
Al comunicarme el hecho, me fui a dicho inmueble y llamé a la puerta que daba al paseo. El guardia desde el balcón me preguntó qué quería, yo le contesté que iba a casa de Subirachs (mi amigo) y que estaba la puerta cerrada. El pobre chico sin sospechar mis intenciones bajó a abrirme la puerta. Una vez dentro, le expliqué quien era yo y lo que deseaba, al ver mi decisión no opuso ninguna resistencia, posiblemente convencido de que pronto le llegaría el refuerzo. La conversación que tuvimos fue bastante cordial, diciéndome que él también había pertenecido a la C.N.T. y que lamentaba mucho la marcha de los acontecimientos ya que estaban dispuestos a terminar con todo el control que ejercía la C.N.T.. A las diez y cuarto, desde la ventana del edificio vi un gran movimiento de personas que salían del local donde estaba el Sindicato y donde se reunían todos los delegados de las diferentes ramas de la colectividad ; a los pocos minutos ya pude ver como por el centro del paseo iban unos veinte guardias formados en fila de a dos, y que a medida que iban avanzando por el paseo los dos últimos iban saliendo de la fila y se iban desplazando a derecha e izquierda poniéndose a resguardo de las puertas de las casas y así sucesivamente hasta que llegaron al edificio de Teléfonos donde en aquellos momentos solo se habían quedado el Teniente y dos guardias. Desde la misma ventana desde donde observaba el movimiento de los guardias, pude ver la entrada de varios paisanos en una casa particular, hombres todos ellos, en desacuerdo con el comité y más bien simpatizantes de la derecha que se encontraban allí porque junto a los Guardias de Asalto aquella noche tenían proyectado dar el golpe y terminar con aquel ensayo de autogestión con el cual no estaban de acuerdo porque dañaba sus intereses particulares.
 
Por mucho que esforzara mi cerebro no encontraría palabras para explicar el miedo que pasé aquella noche. Todas las vicisitudes que pasé en la guerra, en los campos de concentración y batallones de trabajo o la cárcel después de la guerra, fue un insignificante grano de arena comparado con lo de aquella noche. ¿Era miedo a morir ?. No, el miedo a morir lo dejé en casa el día 20 de agosto de 1936, cuando me marche voluntario al frente de Aragón. Era Terror. Terror de pensar que no supiésemos entendernos y que no fuéramos capaces de evitar un enfrentamiento entre personas que habíamos nacido y vivido en el mismo pueblo. Terror de pensar que aquel enfrentamiento podía costar muchas víctimas que sumadas a las que ya había de los primeros días del levantamiento, nos podía situar en cabeza de muchos pueblos de España.
Cuando el Teniente, con sus dos guardias, llegó frente al edificio, sus primeras palabras fueron que abriera la puerta. Yo le contesté que abriría cuando retirase los guardias que estaban apostados en las puertas de las casas y que esto era lo mejor que podía hacer para evitar la masacre que se podía producir, puesto que todos ellos estaban encañonados y como se llegará a disparar un solo tiro nadie podría evitar el desastre para todos. Como contestación me dijo que si no abría la puerta, él mismo mandaría disparar. Fue entonces cuando los hombres que estaban apostados en los pisos y tejados gritaron : “¡no abras Valero, no. Aquí estamos nosotros, y si disparan los achicharraremos !”. Aquellas palabras tan despreciables por los violentas y sanguinarias que parecían, fueron la clave para evitar lo que yo ya consideraba inevitable.
El Teniente, al ver que en realidad estaban rodeados, retiró las fuerzas y vino a parlamentar. Lo hicimos en medio del paseo ; entonces, me dijo que no tenía ningún interés particular en expulsarnos de Teléfonos ni de Telégrafos, sino que se trataba de una orden ministerial para terminar con aquella actitud revolucionaria, pero que había quedado muy defraudado con la actitud de quienes lo secundaban, que no eran otros que los grandes agricultores.
Nos despedimos y nos saludamos como si nada hubiese pasado ; yo creo que muy satisfechos y convencidos de haber evitado lo peor.
Pero desgraciadamente no fue del todo así. Como todos los actos violentos, todas las guerras y revoluciones dejan huellas desgarradoras, y también este acto tenía que dejarlas, y al día siguiente uno de los hombres que habían subido al tejado fue hallado muerto en el patio de la casa que linda con el bar Victoria. Al parecer, piso un cristal instalado en el tejado a fin y efecto de dar luz a la escalera y cayó al patio, muriendo en el acto, aunque no fue hallado hasta el día siguiente.
Este compañero se llamaba Ramón Portolés Benedicto. Es una auténtica mentira que este señor portase un capazo con bombas, tal como ha escrito un pariente suyo en sus memorias, y mucho menos que estuviese esperando que saliesen del cine Victoria puesto que esa noche no hubo reunión en ese local. Cuando se escribe historia debe escribirse tal como es y no como tu desearías que fuera.
 
Después de aquellos acontecimientos las cosas fueron tomando otro cariz ; se desató una continua represión contra las colectividades y las personas más representativas de aquel ensayo autogestionario, pues muchos de los grandes agricultores, que siempre habían simpatizado con las derechas, se afiliaron al Partido Comunista y, apoyados por la 27ª División, anteriormente denominada la Columna Carlos Marx, que en aquellas fechas instaló su cuartel general en Fraga. No pararon de presionar en contra de los que en los primeros días del Alzamiento salieron a la calle y que posiblemente con su actitud evitaron que las derechas se hicieran con el poder del pueblo, en favor de los sublevados.
 
Fin de l’extrait sélectionné par les Giménologues
Mars 2008.

Brèves

20 juin - PRESENTATION • BORDEAUX • MARDI 20 JUIN 2017 • 20 h • Librairie du Muguet

Présentation du livre
« Les chemins du communisme libertaire en Espagne 1868-1937 »
à (...)

20 mai - Causerie giménologique • St Jean du Gard • 20 mai • 19 h

Causerie giménologique à St Jean du Gard
Le 20 mai à 19 heures
agrémentée de projection de (...)

19 mai - Rencontre avec les Giménologues • Ganges • Vendredi 19 mai 2017

Voir l’article 721

11 mai - « Le rêve égalitaire des Barcelone rebelles »...

« Le rêve égalitaire des Barcelone rebelles »
à Verfeil (Tarn-et-Garonne) le 11 mai 2017 à (...)

25 mars - Decazeville • samedi 25 mars

« 19 juillet 1936 : La révolution espagnole »
avec la participation de François Godicheau, (...)